Vota futuro...

Vota futuro...
VOTA ADELANTE ANDALUCÍA

IU se opone al modelo tecnócrata neoliberal que plantea el nuevo ministro de educación del PP



IU considera que el anuncio del ministro de poner en marcha la redacción de un libro blanco de la docencia y de poner a José Antonio Marina al frente no sólo tiene un marcado carácter electoralista, sino que desprecia el trabajo colectivo realizado ya por los representantes de los docentes y busca imponer el modelo del “técnico experto” al estilo neoliberal.

Imponer a un supuesto “experto” para redactar un “libro blanco” de la docencia es una forma de ningunear a los representantes del profesorado y el trabajo y la reflexión colectiva que vienen haciendo desde hace mucho tiempo los sindicatos, los movimientos sociales y las mareas verdes sobre la docencia. Es más, oculta que en 2012 su antecesor anunció en la Comisión de Educación de las Cortes, que el PP tenía ya un proyecto legislativo de Estatuto Docente no Universitario.

El nuevo Ministro tira de marketing electoral buscando presentar un “fichaje” mediático para que haga de “gurú”, porque han comprobado que lo que sale en los medios de comunicación televisivos “vende” en la actual sociedad del espectáculo.


La comunidad educativa ya ha manifestado reiteradamente que no es lo más adecuado el modelo del “experto”, sea “fichaje mediático” o “gurú”, que viene a decir lo que tiene que hacer o cómo tiene que hacerlo los profesionales de la educación. La educación es una acción común, no sólo de “expertos” ni “técnicos” que salen en los medios. Y en este caso, quienes llevan reflexionando y analizando la función docente, son los propios interesados y los representantes de los docentes, los sindicatos elegidos por los propios docentes, no “personajes” designados a dedo por el Ministro de Educación del PP.

El Área de Educación de IU denuncia que el Ministerio de Educación del PP quiere así imponer una visión neoliberal donde la “tecnocracia”, es decir, el gobierno de los “expertos” individuales, es quien debe regir el funcionamiento del sistema educativo, despreciando el trabajo colectivo, la reflexión organizada y compartida por la comunidad educativa.

El hecho de que alguien sea “experto economista”, no da legitimidad para establecer cuál ha de ser la forma de regular la economía, como hemos podido comprobar en esta crisis económica. Lo mismo se puede aplicar al ámbito de la docencia o la educación. Cada experto tiene su ideología y sus intereses. La legitimidad la da el debate, el consenso y el acuerdo colectivo. Y sobre este tema ya se han establecido muchos acuerdos y consensos, sobre todo desde los sindicatos, que son los interlocutores con los que el Ministerio debería dialogar.

Pero IU denuncia igualmente que este Ministro sigue con la estrategia de su antecesor. No aborda los temas educativos con rigor y seriedad, ni habla con la comunidad educativa ni con los interesados, sino que lo único que hace son anuncios mediáticos de cara a la campaña electoral que se nos avecina.

Un libro blanco de la docencia no se redacta en dos meses y por encargo a un supuesto “técnico experto”. Este mecanismo se convierte así en un “chantaje” de facto al profesorado, transmitiéndole la idea de que “si nos mantenéis en el gobierno, habrá diálogo y acuerdo”, cuando si algo ha caracterizado al PP es que hace declaraciones de diálogo y sus prácticas han sido de imposición.

En definitiva, el Ministro de Educación del PP sigue la estrategia de Rajoy marcada por el equipo de marketing del PP: hacer inauguraciones y anuncios de lo que “supuestamente” harán si siguen gobernando. Pero sus prácticas son suficientemente explícitas. Han tenido años para hacerlo, como le vienen reclamando los sindicatos y los docentes, y lo único que han impuesto han sido leyes de autoridad que han judicializado la educación y una contrarreforma educativa, la LOMCE, que es un regreso a la etapa anterior a la democracia en educación, que busca seleccionar futuras élites dirigentes segregando y excluyendo a quienes más apoyo necesitan.

Por eso IU ha apostado decididamente por una estrategia radicalmente diferente: sumarse al amplio debate y consenso que se está realizando ya entre toda la comunidad educativa, los movimientos sociales, los sindicatos, especialistas en educación, partidos políticos y mareas verdes, en la construcción colectiva de una alternativa compartida de modelo educativo y docente que se ha plasmado en el ‘Acuerdo Social y Político para una nueva Ley de Educación’. Construir desde la base y con la comunidad educativa: este es el camino.

Octubre/2015